Investigadores estudian el impacto de la salud mental en el rendimiento deportivo

Un declive en la forma y una mala racha de resultados para un deportista de alto rendimiento pueden estar relacionados con un problema de salud mental. Para ayudar a estudiar los efectos, con el fin de ayudar a las estrellas del deporte de hoy, los investigadores han investigado a algunos jugadores de alto perfil.

Muchas estrellas del deporte han admitido públicamente cómo la depresión ha afectado sus carreras. Algunos sufren caídas temporales en su desempeño, para otros la salud mental puede ser el final de su carrera. Un ejemplo de ello es el jugador de críquet Marcus Trescothick, que puso fin a su carrera como jugador internacional debido a la depresión.

El caso de Trescothick y muchos otros han sido estudiados por investigadores de los centros de investigación británicos Loughborough University y Open University. El objetivo de la investigación era identificar la relación entre la enfermedad mental y el rendimiento deportivo de élite. Para explorar esto, se revisaron doce casos en ocho deportes diferentes.

El objetivo del estudio fue identificar los efectos de la depresión, la baja autoestima, el estrés y los sentimientos de fracaso para ofrecer ayuda y apoyo a la siguiente generación de atletas.
En un informe de investigación, el Dr. David Fletcher de la Universidad de Loughborough dijo que los investigadores estaban ansiosos por entender los desencadenantes que causan la depresión.

Aquí explica: “Esperamos que esta investigación ayude a informar a todos los involucrados con atletas de élite sobre el papel que el deporte puede desempeñar en relación con la depresión, en particular los precursores o signos de alerta como una naturaleza demasiado autocrítica, el perfeccionismo y el miedo al fracaso”.

Añadió que, al obtener una mejor apreciación de la depresión en el deporte, “los practicantes y entrenadores mejor situados serán los que identifiquen, controlen y gestionen estos episodios”.

Entre las estrellas deportivas estudiadas se encontraban Andre Agassi (tenis), Ricky Hatton (boxeo), Serena Williams (tenis) y Johnny Wilkinson (rugby). El material fuente incluía las autobiografías escritas por los jugadores. Por ejemplo, Agassi escribió sobre cuánto aborrecía el tenis, un deporte que le trajo grandes éxitos y premios en metálico: “Odio el tenis… Odio el tenis con una pasión oscura y secreta”, es un extracto del libro.

Uno de los problemas para abordar estos casos, señalan los investigadores, se debe a las concepciones sociales de la enfermedad mental y al estigma que sigue existiendo en algunas áreas. Por esta razón, un deportista se abrirá más fácilmente sobre una lesión física que sobre un problema psicológico.

En términos de ayudar a la siguiente generación, los investigadores se han enfocado en los desencadenantes de los problemas de salud mental. A menudo se trata de desencadenantes externos (o “factores estresantes”). Por ejemplo, Serena Williams describe la “agonía y la angustia” de perder a su hermana Tunde en un tiroteo.

La investigación ha sido publicada en la revista Frontiers in Psychology y se titula “The dark side of top level sport: an autobiographic study of depressive experiences in elite sport performers.

Deja un comentario